Cirugía: Extracción de un quiste ganglionar del pie

Cirugía: Extracción de un quiste ganglionar del pie
Spread the love

Un quiste ganglionar que aparece en el pie, es fácil de reconocer a simple vista. Esto se debe a que tiene la forma de una bola o bulto y al palparla se siente que tiene un líquido dentro.

Lo realmente importante es determinar su condición y si aparte del dolor puede ser peligroso. Es necesario saber si este quiste ganglionar que se encuentra en el pie es benigno o maligno. Para ello, se requiere de un estudio del mismo.

Por lo tanto, aquí es donde la cirugía juega un papel importante, ya que para aliviar el dolor, el quiste ganglionar se puede quitar (extipar), y mediante una biopsia realizada a una muestra se puede tipificar.

De esta manera, se elimina el dolor y se determina si el quiste ganglionar es benigno o maligno.

Por lo general, un quiste en el pie no causa dolor. Sin embargo, si este es lo bastante grande va a ocasionar que este se irrite con la presión ejercida por el zapato sobre este bulto.

La palabra “ganglio” significa “nudo”. Este término sirve para describir a una masa similar a un nudo o bulto de células, las cuales se forman debajo de la piel.

Por suerte este crecimiento de tejido blando que se encuentra en el pie o tobillo, en la gran mayoría de los casos, no es canceroso.  Por lo que se encuentra entre las aglomeraciones de tejido blando benigno que se desarrollan en el pie.

Contenido:


Signos y síntomas de los quistes ganglionares

Signos y síntomas de los quistes ganglionaresCon respecto al diagnóstico, este se basa en la ubicación del bulto y la apariencia que este presenta. De manera general, estos quistes ganglionares tienen una forma ovalada o redonda. Además, su textura puede ser suave o firme, y pueden presentar sensibilidad al aplicarle presión.

Una característica de estos quistes es que la luz puede pasar a menudo a través de estos bultos. Esto se conoce como transiluminación, lo cual puede ayudar a definir el diagnóstico.

Así pues, uno o más de estos síntomas, también pueden estar asociados a un quiste ganglionar:

  • Tumoración o masa. La presencia de una bola o bulto que es evidente. Esto quizás pueda ser el único síntoma. Además, es palpable y puede generar una inconformidad de tipo estético.
  • Ardor. Existen casos donde el quiste toca un nervio, por lo que se produce un hormigueo o ardor en esta zona.
  • Irritación. El roce entre el bulto y el calzado produce una irritación, dificultando el uso de un zapato convencional.
  • Un dolor molesto o continuo. Esto indica que el quiste está presionando una articulación o un tendón.

¿Por qué aparecen estos quistes ganglionares?

Los quistes ganglionares pueden aparecer debido a una lesión provocada por un golpe o torcedura. También, estos pueden ser el producto de someter al pie a mucha presión.

Por lo general, el traumatismo que provocó esta afección es algo que el paciente no recuerda con exactitud. Esto se debe a que el quiste no aparece de manera inmediata. Es decir, este aparece poco después de haber sufrido el traumatismo.

Por otro lado, en el pie este quiste suele estar ubicado en la parte superior del antepié o mediopié. No obstante, existen quistes ganglionares que pueden formarse alrededor del tobillo, o en la parte superior del dedo detrás de la uña del pie. Este último se conoce como quiste mucinoso.

En efecto, en el caso de tener un quiste ganglionar, es necesario actuar ante el dolor y visitar al médico podiatra para diagnosticar de manera correcta su condición.

De esta manera, se puede evaluar si es necesario realizar una intervención quirúrgica para extraer este quiste. Por lo tanto, recuerde que el especialista más indicado al que tiene que recurrir en este caso es con un médico podiatra.

Rolando M. Melendez, DPM


Quiste ganglionar y los deportes

Una gran preocupación invade a aquellos deportistas que tienen un quiste ganglionar.  Esto se debe en parte a la falta de información y al desconocimiento si es necesario recurrir a la cirugía o no.

En estos deportistas el quiste ganglionar suele aparecer en la parte superior de pie, en la base o articulación del dedo gordo del pie o alrededor del tobillo.

Por ejemplo, en el caso de los corredores estos quistes suelen volverse muy dolorosos. Al correr el zapato se comprime contra la parte superior del pie de manera constante y el dolor comienza a manifestarse con mayor intensidad. Por supuesto, los cordones o trenzas del zapato que están apretados, contribuyen con el dolor.

Aquí lo relevante es, si el quiste ganglionar produce dolor e interfiere con el zapato y limita el andar, caminar o correr, una opción válida es optar por la cirugía para extirpar este quiste. Por otro lado, para muchas personas la estética del pie es importante y el paciente puede decidir recurrir a la cirugía.

¿Es necesario recurrir a la cirugía?

quiste ganglionar deportes: ¿Es necesario recurrir a la cirugía?La recomendación general antes de decidirse por la cirugía es esperar a ver si el quiste desaparece por sí solo. Esto puede resultar extraño, pero suele suceder.

Además, puede adaptar o modificar su calzado para evitar ejercer presión de manera directa sobre el quiste ganglionar.

Entonces, si el quiste no disminuye o desaparece al cabo de un tiempo su médico podiatra puede sugerir la cirugía.  Es más, este especialista entiende muy bien sus necesidades deportivas y sobre todo, entiende su necesidad por mantenerse activo en su disciplina deportiva.

Es por ello, si decide optar por la cirugía, que se debe sincronizar o agendar la cirugía, para una fecha donde no interrumpa su entrenamiento. Esto le dará espacio para su recuperación y retornar lo más pronto posible a sus actividades deportivas.

En definitiva, resulta importante para los deportistas, ser tratados por un profesional médico de pie y tobillo, especializado en medicina deportiva.


Extirpación quirúrgica del quiste ganglionar

El médico podiatra se va a encargar de diagnosticar un quiste ganglionar, para ello realiza un examen completo de toda la zona del pie.

Ya que este bulto es visible, el médico puede retirar una pequeña cantidad del fluido del quiste, lo cual, va a permitir realizar una evaluación de esta masa.

Por otro lado, un estudio de imagen puede no ser requerida, sin embargo, este estudio puede permitir descartar que existan otras alteraciones. Además, en circunstancias especiales se puede utilizar la resonancia magnética nuclear para evidenciar gangliones ocultos.

Aspiración de un quiste ganglionar

Una de las opciones para tratar al quiste ganglionar ubicado en el pie es la aspiración. Esta técnica es muy simple y consiste en drenar el fluido y descomprimirlo.

Esta técnica puede requerir más de una sesión. No obstante, aunque esta técnica puede dar resultado, en algunos casos, el quiste puede regresar.

Cirugía para quitar el quiste: Resección ganglionar

Cirugía para quitar el quiste: Resección ganglionarEl médico podiatra puede optar por realizar un procedimiento quirúrgico en aquellos casos donde estos quistes ganglionares sean recurrentes, o donde el tratamiento convencional no ha producido los resultados esperados.

El objetivo consiste en quitar (extirpar) el quiste ganglionar, mediante una resección radical. Es decir, se va a remover en forma amplia, toda las partes del quiste junto con una porción de la cápsula articular o vaina del tendón.

Por otro lado, si se trata de un quiste mucinoso hay que remover una porción de la articulación adjunta. Este procedimiento se conoce como artroplastia.

Con respecto a la escisión quirúrgica, esto va a permitir eliminar las molestias y el dolor. También, mejorar el rango de movilidad de la extremidad y la estética.

cirugía Quistes ganglionares escisión quirúrgicaPara llevar a cabo esta escisión se procede de la siguiente manera:

  • La cirugía se lleva a cabo de manera ambulatoria.
  • La intervención precisa administrar anestesia local, regional o general dependiendo de dónde se encuentre el quiste y las características del mismo.
  • Se realiza una cirugía abierta, no obstante, la cirugía artroscópica es otra técnica que suele emplear el médico podiatra.
  • Durante el procedimiento, se elimina toda la pared del ganglio. Asimismo, el tejido próximo donde se encuentra la raíz del ganglio, también es eliminada.
  • El último paso es suturar la herida y cubrirla con vendaje.

Para complementar esta cirugía se realiza un estudio del tejido (estudio histológico). Para ello, se toma una muestra de este tejido para su examen. Esta biopsia va a permitir confirmar su carácter benigno. En caso contrario, el médico podiatra debe indicar el procedimiento y tratamiento a seguir.


Notas finales sobre los quistes ganglionares

Rolando M. Melendez, DPM

Los quistes ganglionares pueden variar de tamaño. Es decir, se pueden agrandar o reducir al pasar el tiempo. Es más, estos quistes pueden desaparecer y volver a aparecer después.

Además, estas estructuras quísticas pueden formar un bulto doloroso o no. Por ello, si el dolor está presente, este puede empeorar con la realización de actividades que requieren movimientos.

Sin embargo, si este quiste ganglionar no causa dolor, ni cualquier otra molestia, es preferible optar primero por un tratamiento no quirúrgico.

Si al pasar el tiempo los síntomas no se alivian con dicho tratamiento y el dolor cada vez es más insoportable, lo más recomendable es optar por la cirugía.

Finalmente, recurra a una consulta para determinar junto al médico podiatra cuáles son las mejores opciones para tratar los quistes ganglionares.

Cuide la salud de sus pies y no permita que el dolor controle su vida.


Spread the love

Leave Comment